Novedades
Estás en: Cómo hacer > Alimentación > > Cómo hacer arroz blanco

Cómo hacer arroz blanco


Aunque creas que preparar arroz blanco es una tarea sencilla, pues no es así, ya que el plato tiene sus mañas, en caso de que quieras preparar arroz blanco del tipo común, que es el que más trabajo suele dar.

Hay marcas que comercializan arroz blanco que “nunca se pasa”, el cual suele hacerse sin demasiados preámbulos pero no tiene el mismo sabor que el arroz común.

Es por ello que en este post trataremos de compartir algunos secretos muy valiosos para que puedas lucirte con tus invitados, explicándote cómo hacer arroz blanco paso a paso, sin que se te peque, apelmace o termines por lograr una masa sin sabor ni forma.

En primer lugar necesitarás una taza de arroz blanco de calidad de 150 gramos, aproximadamente, un litro y medio de agua, sal, aceite o mateuilla y una hojita de laurel. Respecto a la cantidad de agua, aunque creas que es una proporción exagerada, debes respetarlo ya que como el arroz contiene un alto porcentaje de almidón, la cantidad mayor de agua hará que pierda lo más posible este componente durante el hervor.

Preparación

  • Antes de verter el arroz en la olla con agua, primero debes enjuagarlo en una cacerola varias veces, para que pierda el almidón. Este proceso puedes tener que repetirlo entre cuatro y seis veces, hasta que adviertas que el agua queda menos blanca que al comienzo. Aunque no logres quitarle todo el almidón, durante el hervor terminará de largar el resto que quedó en los granos.
  • Mientras realizas el proceso para quitarle el almidón, pon a hervir el agua en una olla con la hojita de laurel y la cantidad de sal que desees.
  • Añadir el arroz cuando el agua haga su primer hervor y revolver de vez en cuando para evitar que se peguen los granos. El tiempo estimado de cocción es entre 10 y 15 minutos, pero debes estar atento a que no se pasen, ya que algunas marcas suelen hacerse más rápido que otras.
  • Una vez que note que los granos y están a punto, no debes dejarlo en la olla con agua, ya que seguirán cocinándose con el calor residual, por lo que se terminarán pegoteando.
  • Colarlo y agregarle aceite o mantequilla y revolver bien.
  • Si sigues estos pasos con atención, entonces obtendrás un excelente arroz blanco, muy sabroso y para nada pegajoso o apelmazado.
Escrito por Ignacio el 15 de febrero de 2012 en Alimentación