Novedades
Estás en: Cómo hacer > Cocina > > Cómo hacer salsa bechamel

Cómo hacer salsa bechamel


La salsa bechamel es una salsa a base de harina, mantequilla y leche. Resulta muy versátil en cocina, ya que, en función de su espesor, puede servir para acompañar, completar o servir de base a muchos platos y recetas. El uso de la salsa bechamel es muy popular para gratinar platos de pasta o de verduras, así como para la elaboración de croquetas.

Para hacer salsa bechamel necesitarás los siguientes ingredientes:

  • Harina
  • Aceite
  • Mantequilla
  • Leche
  • Sal

Proceso de elaboración de la salsa bechamel

  • Paso 1:

Derretir la mantequilla en una sartén con el aceite.

  • Paso 2:

Añadir la harina y remover con un tenedor de madera o unas varillas.

  • Paso 3:

Añadir poco a poco la leche fría, sin dejar de remover  para que no se formen grumos.

  • Paso 4:

Cuando se haya incorporado toda la leche, dejar cocer durante 8 – 10 minutos a fuego medio.

Consejos útiles

Según el uso que se le vaya a dar a la salsa bechamel es necesario elaborarla con un espesor determinado. El espesor se consigue añadiendo más o menos harina.

Veamos unas cantidades orientativas para un litro de leche, teniendo en cuenta que la cantidad de mantequilla será la misma que la de harina.

  • Salsa bechamel ligera

40 gr. de harina + 40 gr. de mantequilla

  • Salsa bechamel básica

60 gr. de harina + 60 gr. de mantequilla

  • Salsa bechamel espesa

90 gr. de harina + 90 gr. de mantequilla

  • Salsa bechamel para croquetas

120 gr. de harina + 120 gr. de mantequilla

Sugerencias y variaciones

Puedes añadir al final de la cocción una pizca de nuez moscada y de pimienta molida.

Sofreír un poco cebolla bien picada al principio de la elaboración de la receta da muy buen sabor a la salsa bechamel, especialmente en cuando se preparan croquetas.

También puedes sustituir parte de la mantequilla por aceite de oliva.

Para evitar grumos usa unas varillas o un tenedor de madera en vez de una cuchara. También resulta muy útil para evitar grumos tamizar la harina.

La salsa bechamel básica es ideal para coberturas de platos de pasta para gratinar, como, por ejemplo, canelones.

La salsa bechamel espesa es apropiado para lasañas, ya que ayuda a dar mayor consistencia al plato.

Fuente foto: www.flickr.com/photos/jlastras/

Escrito por Eva María el 14 de enero de 2012 en Cocina

Dejar un comentario

Normas de publicación Remitir publicidad de cualquier clase y comunicaciones con fines de venta u otras de naturaleza comercial al Portal, o a una pluralidad de personas usuarias del WEBSITE sin que medie su previa solicitud o consentimiento.